lunes, 14 de junio de 2010

LEVANTATE Y RESPLANDECE


La gloriosa iglesia de Dios de la profecia a nivel internacional en el dia de ayer Domingo 13 de Junio celebraba su aniversario #107, ya que en esa fecha es donde se conmemora el aniversario del Levántate y Resplandece de la iglesia. Para nosotros es un día muy especial y de gran valor histórico.

Damos gloria a Dios por esta revelación y por nuestra gloriosa historia y a la vez felicitamos a todos los miembros de esta iglesia, ya que por todos estos años llenos de victoria y bendicion hemos venido alabando y glorificando a Dios y tambien llevando la labor de la gran comision hasta que el venga por nosotros.

Este es un fragmento Mensaje predicado por Obispo Billy D. Murray (1930-2004) el 13 de junio de 1986 en Los Campos del Bosque en una conmemoracion tambien del aniversario de la iglesia.

"Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria." (Isaías 60:1 y 2)

Por mas de 40 años algunos de nosotros nos hemos reunido aquí en este día histórico de Junio 13, recordando aquel tiempo cuando en la base de esta montaña, en una cabaña humilde, un grupo pequeño declararon ellos mismos ser la Iglesia de Dios de la Biblia. Ellos eran gente que habían crecido cansados con el ritualismo formal que fue llevado en el nombre de cristianidad. Ellos sintieron el toque del Espíritu, que los conmovía, llevándolos a una relación mas intima con Dios. Fue hambre espiritual que los reúne juntos por un tiempo de buscar al Señor, un tiempo de buscar para conocer Su voluntad.

Nuestras raíces hoy están arraigadas en esos principios que ellos abrazaron en 1903. Mientras nosotros celebramos el Levántate, Resplandece de la Iglesia no debemos confinar el significado de este evento a un evento de solamente una vez. Es verdad que podemos designar Junio 13, 1903 como un momento histórico, así como una persona puede recordar el momento exacto cuando fue salvo, cuando el o ella llegaron a ser una nueva criatura.