miércoles, 13 de abril de 2011

Donde abunda el pecado sobreabundará la gracia.



Comparto con ustedes esta imagen que como siempre vale mas que mil palabras, todos nos enteramos de como en México, específicamente en el poblado de Ciudad Juarez hay una situación muy lamentable con lo que día a día los lugareños y las autoridades se enfrentan a los carteles que distribuyen la droga.

Fosas comunes, cadáveres desmembrados, todas las ciudades sitiadas, visiones macabras crecen en la depravación conforme la guerra contra las drogas en México se prolonga. Desde que el presidente Felipe Calderón comenzó a utilizar al ejército para contener la violencia hace cuatro años, bandas rivales han intensificado sus batallas por las rutas de contrabando y 35.000 vidas se han perdido, la mitad de estas en sólo los tres estados del norte de Chihuahua, Tamaulipas y Sinaloa. Los criminales de la droga han extendido su sombra sobre la intimidación las fuerzas policiales. Secuestro y uso de la extorsión, el tráfico de inmigrantes, e incluso aceite de piratería de la compañía petrolera nacional de México, Pemex. Por supuesto. Llamar a este articulo "de México, lucha contra la droga" es inadecuada. La mayor parte del medicamento está destinado a los Estados Unidos, y según algunas estimaciones, más de 20 mil millones dólares anualmente hacia el sur a pagar por ello.

Esta foto en particular, sale publicada en la colección de fotos de la pagina Boston Big Picture, específicamente en el articulo Mexico's drug war y de verdad que esta foto en particular me impactó ya que el mensaje que sale en el pie de foto es el siguiente:

"Pedro Martín Núñez (centro, con camisa blanca), un ex convicto, ex pandillero y asesino confeso, lleva a cabo un servicio en la iglesia cristiana Juárez, donde ahora es un ministro de la palabra de Dios (Fecha de foto: 29 de marzo 2009)

A Dios sea la gloria!